14 de octubre de 2010

Cumpleaños feliz




Hace unos días estuve de cumpleaños y tuve la alegría de celebrarlo y disfrutar gratos momentos con mi familia y amistades. Disfruté de la organización y preparación de cada detalle, y  me di cuenta que me encanta todo esto de la banquetería y eventos. La gran desventaja que tengo es que no tengo una preparación profesional, la que me ayudaría mucho en lo que se refiere a organización y cálculos de tiempo. Aún así todo resultó precioso y muy rico. Mi esposo fue maravilloso conmigo porque me ayudó en la preparación de cada bocadillo. Porque como es obvio, a mi me apasiona cocinar y me encanta en este tipo de celebraciones preparar todas las cosas, me niego completamente a la idea de comprarlas.
 La idea era a través de cada detalle hacer sentir especial a cada una de mis invitadas, quería que supieran que para mi era importante y de gran alegría que compartieran conmigo ese día. Y digo invitadas , porque eran sólo mujeres, en casa quedaron maridos e hijos. Los únicos varones eran mi padre y mi esposo.
El menú estaba compuesto por una variedad de bocadillos cocktail, como el espacio era reducido resultaba imposible ir sirviendo en bandejas, así que para facilitar las cosas dispusimos sillas alrededor de cada mesa, así era más fácil que mis invitadas degustaran  tranquilamente y con toda comodidad cada una de las preparaciones . Eso sí que distribuí la ubicación de puestos y sobre cada servilleta puse un pequeño souvenir que a su vez indicaba el nombre de la persona que debía sentarse en ese lugar.
De los bocadillos que preparé, puedo contarles que realicé varias  recetas nuevas como por ejemplo un flan de couscous con colitas de camarones,  polenta con distintos vegetales, esta es la segunda vez que preparamos polenta, sé que en Argentina es bien común, pero acá en Chile no se prepara mucho. Me encantaron unas bolitas de queso crema cubiertas con pistacho, éstas las serví de la sgte manera: puse unas copitas llenas de arena blanca y en la parte superior coloqué cápsulas de papel con las bolitas de queso.Preparé una variedad de canapés y bruschetas así como una gran variedad de dulcesitos, incluso puse en copas unos conitos de papel los que llené de golosinas. Hubo detalles que mejorar, porque no alcancé a preparar otras tantas cosas que tenía en mente, pero era muy agotador llegar a casa después de una ardua jornada laboral y ponerme a cocinar.De todas forma cada sacrificio valió la pena . Aquí les dejo algunas de las fotos que alcancé a tomar y otras que tomaron mis amigas.