29 de abril de 2013

Mousse de durazno







Lo puedes servir como un rico postre o a la hora del té. Estoy segura que te gustará.

Ingredientes para la base ( pionono):

6 huevos
50 g de azúcar
1 cucharada de miel
50 g de harina.

Para la mousse:
500 g de duraznos en conserva                            
7 g de gelatina sin sabor
120 g de azúcar
2 claras de huevo.







Preparación base (pionono) :

Batir los huevos, el azúcar y la miel a punto cinta o letra . Incorporar la harina, cernida.
Extender  esta mezcla en una placa de 30 x 40 cm forrada con papel mantequilla engrasado.
Cocinar en horno precalentado a 190°C de 10 a 15 minutos, hasta que la base se vea dorada. Reservar.

Preparación de la mousse:


Procesar los duraznos hasta obtener un puré.
Calentar el puré a fuego suave.
Hidratar la gelatina en 50 ml de agua helada, la que se colocará en microondas por 30 segundos al 100% de potencia.
 Agregar la gelatina al puré de duraznos.
Hacer el merengue italiano, para ello deberás colocar el azúcar en una ollita con 40ml de agua. El agua sólo debe cubrir el azúcar. Debes asegurarte de que toda el azúcar quede húmeda. Limpia bien los bordes de la ollita porque no debe quedar ningún cristal de azúcar.
Lleva a fuego y deja que hierva. Cuando el almibar esté a unos 110°C  comenzar a batir las claras a nieve hasta que se formen picos.
Cuando el almibar alcance los 118-120°C (medir con un termómetro), deberás agregar el almibar a las claras batidas en forma de hilo constante, mientras continúas batiendo.
Debes batir hasta que la preparación se enfríe y se obtenga un merengue firme.
Agregar el merengue al puré de duraznos con movimientos suaves y envolventes.
Batir la crema a medio punto e incorporarlo a la mezcla anterior.
















Armado:

Desmoldar el pionono y cortarlo en forma circular de un diámetro de 24cm.
Poner dentro de un molde desmontable de 24 cm.
Verter la mousse dentro del molde. Con el resto de pionono puedes cortar pequeños círculos para hacer mini pasteles.
Congela por unas 5 horas.
Desmoldar con mucho cuidado y verter sobre la superficie algún brillo o mermelada, esto es optativo.
Decorar con  durazno y chocolate.
Llevar al refrigerador hasta el momento de servir.