9 de febrero de 2017

Queque de manzanas





Este dulce es  riquísimo, lo he preparado en dos oportunidades y a todos les ha encantado. Además lo puedes servir como postre. Para ello, simplemente lo cortas usando un cortador redondo  de acero, lo colocas en la bandeja del horno por unos dos minutos, para que esté tibio y lo acompañas con un poco de helado y una salsa de caramelo.

Ingredientes:

180g de mantequilla
2 cucharaditas de ralladura de limón
150g de azúcar
3 huevos
275g de harina cernida
1 cucharada de polvos de hornear
80ml de leche
2 manzanas medianas, peladas, sin centros y cortadas en cuartos.
mermelada de damasco
gel de repostería(brillo)











Preparación:

En primer lugar prepararemos el molde, el que debe ser de 20 a 22 cm si es que lo quieres servir a la hora del té. Pero si necesitas que quede más bajito, como para cortarlo y utilizarlo como parte de tu  postre deberás ocupar un molde más grande, de 24 a 26 cm de diámetro. Debes forrar la base del molde con papel mantequilla y pincelar con mantequilla derretida o con aceite en spray.

Luego, en un bol colocarás la mantequilla, ralladura de limón y azúcar y batirás hasta que la mezcla esté liviana y esponjosa. Posteriormente agrega los huevos de a uno, batiendo bien después de cada adición.

Coloca esta mezcla en un bol más grande, agrega la harina cernida y polvos de hornear. Mezcla con una espátula, vierte la leche y mezcla nuevamente.

En el molde previamente preparado vierte la mezcla anterior y , con una espátula, empareja la superficie.
Coloca los cuartos de manzana alrededor del borde del molde.
Cocina en horno a temperatura media hasta que esté dorado y cocido.
Retira del horno y deja reposar 5 minutos antes de colocarlo sobre una rejilla.
Pasa por un colador un poco de mermelada, para que esté libre de la fruta que trae. Luego pincela el queque con esta mermelada .

En una olla calienta tres cucharadas de agua fría, espolvorea  una cucharada colmada  de gel o abrillantador , revuelve  hasta que comience a hervir, retira del fuego y pincela con esta mezcla el queque.

Si lo vas a utilizar como parte de un postre, corta con un aro de acero pequeños círculos de queque, y colócalos en la bandeja del horno para que por lo menos estén tibios. Luego en un plato coloca un poco de salsa de caramelo y sobre esta salsa, en el centro del plato, pone un círculo de queque. Agrega un poco de helado y decora con chocolate. La mezcla de temperaturas hará que sea un postre genial.



No hay comentarios: